Internacionales

Réplicas de armas de fuego representan problema creciente en EE.UU.

La policía estadounidense mató en los últimos dos años a 86 personas que portaban armas de imitación, las cuales representan hoy un problema creciente debido a la incapacidad de las autoridades para diferenciarlas de las reales.

Según una investigación divulgada este lunes por The Washington Post, en 2015 los oficiales dispararon fatalmente a 43 individuos por creer que tenían armas de fuego reales, una cifra que se repitió en el año en curso.

Durante esos hechos la policía recuperó gran variedad de copias realistas: 53 pistolas BB diseñadas para disparar perdigones de pequeño calibre; 16 pistolas de Airsoft, que lanzan proyectiles de plástico; 13 réplicas; dos pistolas de juguete; una de arranque; y un encendedor.

Expertos dedicados al estudio de ese tema advirtieron que en el país aumentó la demanda de armas de fuego de imitación.

A su vez, las fuerzas del orden afirman que es prácticamente imposible entrenar a los oficiales para identificar esos equipos a cualquier distancia, por lo cual no tienen otra opción que asumirlos como letales.

De acuerdo con el Post, los esfuerzos para detener la producción de armamento o alterar su aspecto radicalmente han fracasado, a causa de la resistencia de los fabricantes y de grupos como la Asociación Nacional del Rifle.

Estamos hablando de esto hace 26 años, y no estoy seguro de que algo haya cambiado realmente, excepto que los sucesos trágicos continúan ocurriendo, afirmó Chuck Wexler, quien ha dirigido un Foro de Investigación de la Policía.

Aunque el tema se debate hace más de dos décadas, el papel de las armas de imitación en encuentros mortales resurgió como cuestión nacional en 2014, cuando agentes de Cleveland, Ohio, mataron a Tamir Rice, de 12 años de edad, por jugar con una pistola BB en un parque.

En septiembre último oficiales de ese mismo estado dispararon contra Tyre King, de 13 años, quien tenía en su posesión una BB que se vende a 50 dólares y es producida por Umarex USA, el gigantesco fabricante que se autoproclamó como ‘el rey de las réplicas.’

Ante ese tipo de hechos, 12 estados, la capital del país y Puerto Rico prohibieron esos artefactos o impusieron restricciones a su uso.

El Ayuntamiento de Baltimore, Maryland, aprobó este mes una legislación en la materia, después de que en abril pasado un agente disparara e hiriera a un adolescente de 14 años que llevaba una BB.

Sin embargo, grupos que defienden el derecho a portar armas, entre ellos Gun Owners of America, presionan contra las leyes que buscan alterar las pistolas de aire para hacerlas distinguibles de las de fuego.

Con información Agencia Prensa Latina

Etiquetas
Estuardo Martínez

Estuardo Martínez

Periodista con 16 años de experiencia en prensa escrita, televisiva, radial y páginas electrónicas.

Agregar comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *