Reportajes

Recordando el 2 de agosto de 1954

This slideshow requires JavaScript.

El 2 de agosto de 1,954, se conmemora el levantamiento armado en la capital de la República, en contra del gobierno de la llamada Contrarrevolución, el cual había derrocado meses antes de la presidencia a Jacobo Arbenz Guzmán.

Arbenz fue el segundo gobierno de la revolución, quien había emitido el decreto 900, mediante el cual se nacionalizaban propiedades y empresas estadounidenses con el fin de dotar de tierras para cultivos a la población campesina, una acción política que no fue del agrado del gobierno de Estados Unidos.

Este día se conmemora el alzamiento de un grupo de cadetes quienes habían sido humillados por las fuerzas leales al Coronel Carlos Castillo Armas, el personaje escogido por la Embajada de Estados Unidos de ese entonces para suceder en el poder por la fuerza a Arbenz.

El día en que entró Castillo Armas a la capital, así como los subsiguientes, los cadetes fueron objeto de humillaciones. Una de ellas consistió en que un grupo de liberacionistas les arrebató su estandarte y el pabellón nacional, el cual habían aprendido a defender hasta con su propia vida.

Además tuvieron otros enfrentamientos con los guerreristas civiles quienes permanecían armados, quienes los acosaban con sus armas cada vez que se los encontraban.

A inicios del mes de agosto, la compañía de cadetes ofendida se reunió para planificar la forma de limpiar la afrenta sufrida días antes. Al mismo tiempo que los jóvenes fraguaban su venganza, también se preparaba un golpe miliar contra el gobierno impuesto por la embajada, movimiento encabezado por el mayor Manuel Francisco Sosa Avila.

El 2 de agosto de 1954, se levanta en armas la compañía de cadetes, quienes habían obtenido armas, granadas y municiones que el oficial, Kjell Eugenio Lauguerud García les había proporcionado.

En el enfrentamiento ocurrido contra la contrarrevolución, los cadetes atrincherados en el edificio que hoy alberga al Hospital Roosevelt fueron copados y asesinados.

Fallecieron los cadetes José Luis Araneda Castillo y el cabo Luis Antonio Bosch, quienes nunca recibieron reconocimiento por parte del ejército al haber ofrendado su vida en defensa de la Patria.

Antonio Ordóñez

Antonio Ordóñez

Subcoordinador de Redes Sociales del Organismo Legislativo. Experiencia en periodismo desde el año 2000. Mi especialidad es el periodismo digital.

Agregar comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *