Política

La Carta Magna que rige el orden de la Nación

Este martes se celebra el 31 aniversario de la Constitución Política de la República; se trata de 281 artículos y 27 transitorios que rigen y permiten mantener el orden en la nación, un conjunto de leyes que fija los límites y define las relaciones entre gobernantes y gobernados.

La primera versión data de 1824, pero ha sido modificada para adaptarla a los diferentes  momentos políticos e históricos en el país. La actual Carta Magna fue aprobada el 31 de mayo de 1985 y entró en vigencia el 14 de enero de 1986; los constituyentes la dividieron en tres partes: dogmática, orgánica y pragmática.

En aquella época Guatemala estaba inmersa en el conflicto armado interno, caracterizado por la violación a los derechos humanos y el irrespeto a la vida.

Por ello, los ciudadanos que integraron la Asamblea Nacional Constituyente se centraron en reafirmar el respeto a la primacía de los derechos humanos; la familia como génesis primario de los valores espirituales y morales de la sociedad, y el Estado como responsable de la promoción del bien común, tal como reza el preámbulo de la Constitución.

Entre los constituyentes que participaron en la redacción de este trascendental documento se puede mencionar a diputados que actualmente ocupan una curul en el Congreso de la República, como el actual presidente de este organismo, Mario Taracena Díaz-Sol, y los parlamentarios Oliverio García Rodas y Fernando Linares Beltranena.

En 31 años de vigencia, la Carta Magna ha tenido reformas e intentos de reformas. Por ejemplo, después del denominado autogolpe del expresidente Jorge Serrano Elías, en 1993, cuando intentó romper el orden constitucional aboliendo la Corte Suprema de Justicia y el Congreso de la República, el nuevo gobernante, Ramiro De León Carpio, promovió varias modificaciones.

Ese año se aprobaron 37 cambios, que incluían 5 artículos transitorios,  y quedó constancia en el Acuerdo 18-39 de fecha 17 de noviembre de 1993, mediante el cual se reafirmó la institucionalidad democrática que se había puesto en riesgo; tales acciones fueron ratificadas en la Consulta Popular celebrada el 30 de enero de 1994.

En el 2012 hubo un nuevo intento de reformas promovido por el mandatario Otto Pérez Molina, que contemplaba innovaciones en el Organismo Judicial, Corte de Constitucionalidad, Ministerio Público, Procuraduría de los Derechos Humanos y Congreso de la República; se proponía modificar 39 artículos, incluyendo 4 transitorios. La iniciativa fue leída en el hemiciclo y enviada a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, donde se encuentra en análisis.

Según el diputado Linares Beltranena, la Constitución es la columna vertebral del Estado y se debe defender su contenido. “Reformarla sería debilitar los pilares del Estado; primero se deberían reformar las leyes ordinarias, pero no la Carta Magna”, afirmó.

En el mismo sentir respondió el legislador Manuel Conde Orellana. “Es una de las mejores de América Latina; es sumamente humanista y si amerita una modificación debe ser con bases jurídicas, sociales y políticas, y no solo para paliar una crisis social del momento”, manifestó.

La Carta Magna es la que más tiempo ha permanecido vigente y fue redactada de tal forma que puede modificarse para responder a las necesidades de los tiempos modernos.

This slideshow requires JavaScript.

Mayra Recinos

Mayra Recinos

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, graduada de la Universidad de San Carlos, con más de una década informando de forma institucional las actividades legislativas.

Agregar comentario

Haz click aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *